El Milagro

Una mañana alegre de primavera, el sol asomaba tímidamente y inundaba de luz mi habitación creando un bonito juego de sombras en la paredes como un mosaico multicolor.
Yo todavía no me había levantado, pero andaba lo suficientemente despierto como para poder verla, ella había aparecido súbitamente por el camino, llevaba una cesta con setas y vestía con traje de faenar el campo. Su belleza era tal que eclipsaba al mismísimo sol,sus ojos eran de un negro tan puro que parecían comerte con la mirada,los destellos azulados de su pelo lo hacían semejante a un mundo de estrellas, sus labios reflejaban un rojo dorado que ardía quemándome el alma hasta desintegrar cualquier ceniza que pudiese quedar.
Me quede mirando pensativo mientras ella desaparecía por el camino, me pellizque por si acaso estaba soñando pero no, era una realidad que ponía fuego en el corazón, pues ardía de deseos de encontrarla.
No tuve tiempo de vestirme siquiera cuando salí corriendo por ella pero ya se había marchado y no quedaba de ella si no su estela mágica que me infundía ánimos.
Me arme de valor y así como iba eche a andar haber si la encontraba, llevaba ya bastante andado cuando la vi estaba desnuda bajo la pequeña cascada que hace el rió.
Estaba ella sola como si fuese una competición entre su belleza y la de la naturaleza. Como podría yo representar aquel cuadro que tengo grabado con fuego en el alma, fue la exaltación pura del amor.
No se dio cuenta de que yo estaba allí hasta que de tanto acercarme me caí al rió , se sobresalto y me dijo:
-¿Quien eres?-
y yo tan loco estaba que solo pude suspirar - tu humilde servidor-
A mi me pareció como si se hubiera parado el tiempo como si no hubiese nada mas en el mundo que nosotros dos, yo mirándola a ella y ella mirándome a mi.
Ella se acerco y con suma delicadeza beso mi frente para luego desvanecerse entre el aire y el chorro de la cascada dejándome solo con su beso.
No supe mas de ella y todavía la tengo en mi recuerdo, el amor, la alegría y el dolor de ese momento fugaz que para mi significó una vida entera.

5 comentarios:

  1. TriniReina
  2. El efímero amor y su flecha eterna.

    Saludos

  3. piruleta
  4. A veces soñamos y otras anhelamos lo que queremos... Es la vida y como tal se nos presenta de diferentes formas y maneras...

    Normalmente soñamos con princesas encantadas y castillos dibujados en la arena, yo soñe con que era príncipe y acariciaba a mi princesa, y al despertar supe que mi mujer era la princesa por excelencia...

    Gracias y un saludo majete
    Un abrazo de paz
    lluis

  5. Patricia González Palacios
  6. Hola escribes muy bien, tus palabras me llevan fácilmente a imaginar cada detalle. Haz escrito cuentos para niños, te gustaría participar en un blog, donde escribas algo cortito y nosostras lo ilustramos, piénsalo, un abrazo. PATY

  7. Abuela Ciber
  8. Si me gusto.
    Claro, ameno, emotivo y evocativo....
    Cariños

  9. DanielPérez
  10. De los buenos recuerdos.
    Son como éstas cosas que cuentas las que se quedan con uno, tan sólo un instante, pero eterno en la memoria. No siempre se necesita tanto tiempo para extrañar algo cuando desaparece en su fugacidad.
    Y te cuento que sí.

CUENTANOS SI TE GUSTÓ