Nocturno (el Pozo de la Soledad)

Una vez soñé,
soñé que estaba muerto,
soñé que robaban la luna
y se apagaba el invierno,
soñé con un barco de madera
que se perdía en mis sueños
y en mi tristeza,
soñé anclado en mi dolor
para no despertar.

Dormido entre mandrágoras y sombras
perdido entre promesas y derrotas
soñé que redoblaban las campanas.
Aburrido el tiempo de tanto soñar
perdido en medio de ninguna parte
desgarro la noche,
destrozó las mareas
hasta naufragar
en el pozo de la soledad.

Una vez soñé soñar
mandrágoras y sombras
y no despertar.
Una vez soñé soñar
promesas y derrotas
para naufragar.

1 comentarios:

  1. caminante
  2. Pasé a devolverte la visita y me gustarn tus poemas. Volveré.
    Un abrazo

CUENTANOS SI TE GUSTÓ